Una web para todas las personas comprometidas con el planeta tierra

Jabón de Lavanda Natural

En las dos últimas semanas mi motivación había caído en picado, sí, la semana pasada fue dura, apenas tenía tiempo para estar en casa y tenía muchas cosas que hacer, así que fui por el camino rápido, comprar en el supermercado todo y arreando que es gerundio! No tenía el tiempo ni las ganas, pero esta semana me he hecho un propósito, ir a las tiendas de proximidad (que aquí en Barcelona hay muchas, y yo había dejado de hacer los deberes) y al mercado durante 4 semanas para todo lo que necesite. He de reconocer que soy una afortunada y lo tengo en frente de casa, prácticamente salgo y me tropiezo con el, además, básicamente me puedo traer más cosas sin envoltorios que no quiero y descubrir alguna delicatessem que no te ofrece el super.

Total, ayer me levanté con todas las ganas del mundo, me planifiqué todas las comidas y cenas, hice mi lista de esenciales, también hice una pequeña lista de tiendas que me podían interesar («Tiendas a granel» es muy buena idea, si lo que quieres es buscar tiendas a granel en tu barrio), cogí mis bolsitas y me fui a la búsqueda.

Encontré todo lo que buscaba sin meter ni un solo plástico en mis bolsitas, salvo uno, la saponaria que había comprado en la herboristería, no me di cuenta, pero la chica la empaquetó en plástico, «no pasa nada, es lo único que me traigo a casa», me dije.

Hace tiempo que quería hacer jabón casero, el problema era que siempre que buscaba una receta me ponían la glicerina o la sosa cáustica como elemento principal, así que decidí que no la haría. Además, encontraba peligroso hacerlo en casa, me parecía un atraso con los avances que poco a poco estoy haciendo, así que si no me lo puedo comer, no pienso ponerlo en mi piel. Pero como cabezona que soy seguí buscando, además ya lo había pensado como regalo de navidad, algo hecho por mi misma, de lo que al mismo tiempo aprendo y me divierto, y es que la receta se puede hacer con los más peques, lo que es cierto, es que la textura es bastante oleosa, y pretendo usarlo solo para la cara.

Processed with VSCO with c1 preset

Pero sin más preámbulos os explico la receta, es fácil y las proporciones que salen son más o menos las de la foto.

Necesitareis:

  • 160 gr de Aceite de Oliva virgen extra
  • 45gr de Aceite de coco
  • 50gr de cera de abejas (blanca o amarilla)
  • 70gr de infusión en raíz de saponaria en agua
  • Aceite Esencial de Lavanda
  • Lavanda en rama seca
  • Un colador (con uno pequeño vale)
  • Dos cazos
  • Batidora manual
  1. Hemos de pesar todos lo ingredientes antes. Probablemente el aceite de coco venga muy solidificado. Ponemos el bote bien sellado en baño maría (el agua no debería estar a más de 60 grados) y sacamos el contenido que necesitemos.
  2. Hacemos la infusión de saponaria: Cogemos un cazo y lo ponemos al fuego con 100ml de agua. Dejamos que hierva y posteriormente pondremos los 70 gr de saponaria dentro del cazo . Apagamos el fuego y dejamos reposar.
  3. Cogemos el otro cazo y ponemos todos los aceites. El aceite de coco, la cera de abejas y el aceite de oliva, con tenerlo a temperatura baja vale.
  4. Cuando todos los ingredientes ya estén fusionados en una única mezcla ponemos la infusión. Con el colador colamos las raíces y solo le ponemos a nuestra mezcla el agua que extraemos.
  5. Cogemos la batidora manual y lo mezclamos un poquito hasta que se vuelva blanca (o amarillo claro en mi caso) y empiece a coger una textura más de crema.
  6. Dejamos reposar unos minutitos, no muchos porque en este momento empieza a solidificarse, o comprobamos con un termómetro de vidrio que la mezcla está a menos de 60 grados. Una vez estemos seguros añadimos unas 30 gotas de lavanda. Mezclamos con la batidora manual otra vez.
  7. Para poner el jabón en el molde previamente tendremos que ponerle un poquito de aceite por todas partes, para que el jabón una vez seco, salga mejor del molde. Yo antes de verter la mezcla, corté algunas ramas de mi lavanda seca y las puse en el fondo del molde. Como antes os dije pretendo utilizarlo para mi cara, así que las hojas de lavanda hacen de exfoliante.
  8. Vertemos con cuidado dentro del molde.
  9. Lo dejamos en un sitio fresco durante unos 3 días, para que se endurezca mas.
  10. Después lo podemos poner en un tupper en la nevera para que se conserve. El aceite de coco es sólido en invierno y líquido en verano, así que ponerlo en la nevera también nos ayuda a conservarlo por más tiempo. La cera de abejas también tiene el mismo problema, suele ser más solida en invierno pero en verano se reblandece.

Y ya tenéis un jabón con abundantes propiedades, el aceite de oliva regenera e hidrata, el aceite de coco tiene propiedades antibióticas, antimicrobianas, ayuda a mantener el ph de la piel e hidrata en profundidad, la cera de abejas ilumina y previene contra el envejecimiento, y por último la lavanda, es regenerante, antienvejecimiento y calmante natural, también es de gran ayuda para pieles con acné.

Tened cuidado con la temperatura, lo aceites nunca deben estar por encima de los 60 grados, ya que muchos de ellos pierden sus propiedades.

Podéis hacer las mejoras que queráis, comentar en la última publicación todo lo que queráis, será súper bien recibido! 🙂

¡Que tengáis un lindo y maravilloso día!

Artículos relacionados

Alexandra Olarte

Creadora de contenido

¡Gracias por llegar hasta aquí! Mi nombre es Alex y escribo sobre cómo vivir con menos residuos. Mi objetivo es ayudar a otros a vivir de una forma más sostenible, amable y empática con la tierra y los seres que viven en ella.

Alexandra Olarte

Recomendado
Colaboraciones
Descubre
Advertencia

Algunos de los enlaces que encontrarás en esta página son enlaces de afiliados, lo que significa que me ayudas a seguir con este proyecto con cada compra que realices en mi página o en enlaces de terceros.
!Si decides hacerlo, gracias!