Una web para todas las personas comprometidas con el planeta tierra

El futuro de nuestros elementos

Los smartphones han tomado una gran importancia en nuestras vidas en los últimos años, a través de ellos podemos tener a nuestro alcance un sin fin de servicios, y prácticamente lo tenemos todo para organizar nuestras vidas. Es fantástico, prácticamente podemos ser omnipresentes, incluso hay quien no se puede separar de el.

«Según EuChemS, cada mes se descartan o reemplazan
10 millones de Smartphones solo en la Unión Europea»

European Chemistry Society

Pero, ¿realmente el planeta se lo puede permitir?

En 2007 se marcó un punto de inflexión, nacieron los teléfonos con pantallas táctiles, empezaba a tomar importancia el estilo, la estética y sobre todo las prestaciones que nos daban (Es sorprendente que hayan pasado algo más de 10 años desde el primer smartphone). Desaparecieron los botones, las cámaras cobraron fuerza y las pantallas se empezaron a hacer cada vez más grandes. El aspecto y las prestaciones no es lo único que cambió en está herramienta, los avances tecnológicos también los hicieron más rápidos y más conectados, aumentando la cantidad de elementos  utilizados para fabricarlos.

El 2019, según la ONU, es el año de la tabla periódica, y no es para menos, este año celebramos el 150 aniversario de su presentación de la mano del químico ruso Dmitri Mendeléyev, tabla que en ese entonces solo contenía 63 elementos, de los 118 elementos que contiene actualmente. De la tabla actual de elementos (base primordial de toda la materia, recordemos) hay aproximadamente 90 de ellos que se encuentran en cantidades apreciables en la naturaleza. El resto han sido descubiertos artificialmente o son una consecuencia de la desintegración radioactiva de otros elementos más pesados. En todo caso, la actividad humana ha jugado un papel esencial.

26bfd0da6d37f8864c1a241dd00413c3

El teléfono que puedes estar usando ahora (incluso para ver este artículo) utiliza más de 30 elementos de la tabla periódica, como la plata, el zinc, el galio, el tántalo, litio, magnesio… Muchos de estos elementos utilizados para hacer los componentes del producto más célebre del mercado son un motivo de preocupación, ¿la razón? En un futuro no muy lejano está previsto que las grandes fuentes de explotación de estos elementos disminuya debido a su ya creciente escasez.

«Por ello debemos preguntarnos  si realmente necesitamos
actualizar constantemente nuestros dispositivos
electrónicos»

Según EuChemS (European Chemical Society), cada mes se descartan o reemplazan 10 millones de Smartphones solo en la Unión Europea. Cifras preocupantes teniendo en cuenta la creciente demanda de productos responsables con el medio ambiente. Por ello debemos preguntarnos si realmente necesitamos actualizar constantemente nuestros dispositivos electrónicos. Por otro lado debemos pensar en cómo gestionar esta clase de residuos una vez acaba su vida útil, que en su gran mayoría de casos, acaba por desconocimiento en los vertederos, contaminando el suelo y el agua.

Hay empresas que plantean proyectos muy interesantes, cómo Intermon Oxfam con móvil Bank. Los teléfonos obsoletos o inservibles se reciclan con una empresa especializada respetando el medio ambiente. Con este proyecto los teléfonos que puedan ser reutilizados se acondicionan y se les da una segunda vida útil, alargando así su función y por ello minimizando aún más el impacto medioambiental. Con este gesto conseguimos reutilizar terminales, reciclar sus elementos respetando el medio ambiente, reducir la demanda de algunos elementos (ayudando a reducir conflictos en países en guerra), y además ayudamos a recaudar fondos para que cada día más personas puedan acceder a una vida digna.

53081355dd12f38cd6a2d9c57da472f4

También podéis encontrar diferentes páginas web (aunque su objetivo no sea social) en las que puedes vender tu viejo móvil, ellos se encargan de reacondicionarlos y venderlos. Así que la próxima vez que vayas a comprar un Smartphone nuevo o tirar el viejo, piensa que los elementos de nuestra tierra son limitados (si, si, LIMITADOS), SI SE AGOTAN NO HABRÁ FORMA DE FABRICARLOS.

Tomemos decisiones acertadas, informándonos de las consecuencias de comprar dispositivos electrónicos. Muchos de los elementos que se usan para fabricar sus componentes provienen de países en conflicto, donde hay adultos y niños sufriendo las consecuencias de nuestras malas decisiones y barbaries, que sin ser nosotros quienes la ejercemos, pagamos para que la situación lejos de ser solucionada, se enquiste más.

Artículos relacionados

Alexandra Olarte

Creadora de contenido

¡Gracias por llegar hasta aquí! Mi nombre es Alex y escribo sobre cómo vivir con menos residuos. Mi objetivo es ayudar a otros a vivir de una forma más sostenible, amable y empática con la tierra y los seres que viven en ella.

Alexandra Olarte

Recomendado
Colaboraciones
Descubre
Advertencia

Algunos de los enlaces que encontrarás en esta página son enlaces de afiliados, lo que significa que me ayudas a seguir con este proyecto con cada compra que realices en mi página o en enlaces de terceros.
!Si decides hacerlo, gracias!